Google+ Followers

Saturday, February 15, 2014

AFILANDO EL HACHA POR FANNY JEM WONG



Y volví el rostro y vi todas las injusticias que hay bajo la capa del cielo, y he aquí que había lágrimas en los que padecían injusticia sin que nadie los consolara, y los que cometían la injusticia eran demasiado poderosos. Y alabé a los muertos, porque habían muerto ya.
Alfred Döblin, Berlín Alexanderplatz

AFILANDO EL HACHA
I
Es  el cuerpo
el que hoy  domina,
el que acapara la vida
 y la aplasta.
Repugnantes sensaciones,
cansancio,
agotamiento,
enfermedad.
¿Quién demonios lo sabe? 
Adolorido desde sus bases
hasta su desolada cabeza,
en donde las ideas se achatan,
enmudecen, no cantan.
Tras las  rocas
se desliza  la niña rota
como negra arena
hacia el abismo.
II
Corazón enfermo
yaces sobre fuego
en la cumbre del dolor disperso,
tras los muros de tu casa  
en donde escucho tu llanto
florecer  al viento
entre circunferencias celestes
y rayones sicodélicos.
III
Dolor, bendito dolor
Cuanto te he invocado
Cuanto te he querido
reafirmación constante
de mi existencia,
diste  vida a las palabras,
estimulaste  mi voz,
te alzaste entre descomunales gritos,
otorgándole  sentido  al lenguaje
de mi linfa descompuesta,
de mis arterias  obstruidas,
de mis tejados ruinosos,
de mis negros laberintos,
de mis espejos rotos.
IV
¿Dónde está la verdadera muerte?
Esa no existe…no existe…no existe
Siempre escucharé su voz, siempre.
No olvidé  amigo mío afilar el hacha,
simplemente me  cansé de hacerlo…
Una y otra vez….Una y otra vez….
Perdida, agazapada entre silencios.
V
La loba está pariendo versos
 rojos, negros, blancos, verdes….
El dolor preparó el terreno,
regocíjate en tu sufrimiento
aúlla fuerte loba salvaje,
 grito  sagrado de la naturaleza.
Álzate como una reina,
bebe  de la fuente
y desde el centro mismo 
de un enorme círculo concéntrico
unos tras otro, pare a tus hijos
hasta desgarrar de tu matriz
 las purpuras  enredaderas.
VI
El tiempo  y la muerte gritaron de salida
a nosotros , a los niños  muertos.
De sus pestes y su ira   solo despojos
Las bestias permanecerán por siempre 
enredadas entre sus viseras.
Ciegas, cubiertas  hasta la saciedad  de veneno
de esputo, de la mierda  con la que nos cubrieron
La vida ha restituido al silencio  su hechizante canto
aquel  que endureció  nuestros pechos,
aquel  que arrugo  nuestras carnes,
aquel  que desvío  nuestras veredas
pero que  jamás  pudo secar  nuestras fuentes 
otorgándonos un rostro  más humano .

VII
Hasta el último instante
de mi pequeña existencia 
seguiré repitiéndote 
lo mucho que te  amo
y si  permitieras 
que una sola sombra de duda
atravesara  tu mente
 querrá decir  que nunca 
pudiste verme….

FANNY JEM WONG
LIMA PERÚ
03-09-2010
Post a Comment