Google+ Followers

Sunday, March 22, 2015

ROMANTICO SUICIDIO SI ES QUE EXISTE POR SHADOW TURUNEN





ROMANTICO SUICIDIO SI ES QUE  EXISTE


Desperte bajo las sombras de un amanecer aislado, tan cautivante... tan agrio, su dulce aroma en mis manos levitaba. Camino por el sendero de la perdicion, mirando mi sufrir atraves de los años, mis pensamientos vuelan libres por los campos de desolacion. Ya no disfruto del sabor de su sangre, ya no siento el dulce calor de su cuerpo. He perdido mi poder, me he vuelto tan voluble al dolor. En una dulce noche de lujuria, tome la brillante daga a mi costado un llanto tan inocente caia por su rostro, mis deseos son ahora tu castigo. Tanta rabia corria por mis venas y el frio era cada vez más grande, un romantico suicidio para mi amada, bajo paredes llenas de recuerdos podridos. Mi angel infernal mancha las olas con mi sangre. OH! mi bella arpia, tapa el sol con mis pedazos. Haz de este mundo un garrafal lecho de llanto. Sin soñar aun, sigo en pie, muerto en las sombras del razonamiento en el reino del pecado. El jardin de la muerte es absoluto siempre estara a tu disposicion, es eterno. Naci en tu infierno y he muerto en el mismo, mirando la patetica vida infrahumana de gente sin alma. Mi romantico suicidio es ahora en tu honor.

SHADOW TURUNEN

Tuesday, March 03, 2015

PABLO NERUDA - TE RECUERDO COMO ERAS







Pablo Neruda - Te recuerdo como eras
Poemas VI - Veinte poemas de amor y una canción desesperada
voz y piano por Luigi Maria Corsanico
painting by Elena Romanova

Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.

En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.

Apegada a mis brazos como una enredadera,
las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
Hoguera de estupor en que mi sed ardía.
Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.

Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
hacia donde emigraban mis profundos anhelos
y caían mis besos alegres como brasas.

Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban en tu alma.

PABLO NERUDA - IL TUO SORRISO









Pablo Neruda
Il tuo sorriso - (Tu risa)
Voice/Piano&Keyboard : Luigi Maria Corsanico
Song: Joe Hisaishi - Hana-Bi (cover)

Toglimi il pane, se vuoi,
toglimi l'aria, ma
non togliermi il tuo sorriso.

Non togliermi la rosa,
la lancia che sgrani,
l'acqua che d'improvviso
scoppia nella tua gioia,
la repentina onda
d'argento che ti nasce.

Dura è la mia lotta e torno
con gli occhi stanchi,
a volte, d'aver visto
la terra che non cambia,
ma entrando il tuo sorriso
sale al cielo cercandomi
ed apre per me tutte
le porte della vita.

Amor mio, nell'ora
più oscura sgrana
il tuo sorriso, e se d'improvviso
vedi che il mio sangue macchia
le pietre della strada,
ridi, perché il tuo riso
sarà per le mie mani
come una spada fresca.

Vicino al mare, d'autunno,
il tuo riso deve innalzare
la sua cascata di spuma,
e in primavera, amore,
voglio il tuo riso come
il fiore che attendevo,
il fiore azzurro, la rosa
della mia patria sonora.

Riditela della notte,
del giorno, della luna,
riditela delle strade
contorte dell'isola,
riditela di questo rozzo
ragazzo che ti ama,
ma quando apro gli occhi
e quando li richiudo,
quando i miei passi vanno,
quando tornano i miei passi,
negami il pane, l'aria,
la luce, la primavera,
ma il tuo sorriso mai,


perché io ne morrei
.

Pablo Neruda - Oda a la tristeza



Pablo Neruda - Oda a la tristeza
Odas elementales (1954)
leído por Luigi Maria Corsanico

Tristeza, escarabajo
de siete patas rotas,
huevo de telaraña,
rata descalabrada,
esqueleto de perra:
Aquí no entras.
No pasas.
Ándate.
Vuelve
al sur con tu paraguas,
vuelve
al norte con tus dientes de culebra.
Aquí vive un poeta.
La tristeza no puede
entrar por estas puertas.
Por las ventanas
entra el aire del mundo,
las rojas rosas nuevas,
las banderas bordadas
del pueblo y sus victorias.
No puedes.
Aquí no entras.
Sacude
tus alas de murciélago,
yo pisaré las plumas
que caen de tu manto,
yo barreré los trozos
de tu cadáver hacia
las cuatro puntas del viento,
yo te torceré el cuello,
te coseré los ojos,
cortaré tu mortaja
y enterraré, tristeza, tus huesos roedores
bajo la primavera de un manzano.