Saturday, April 18, 2015

PALMERAS Y DESEOS POR MARCO MARTOS



PALMERAS Y DESEOS POR MARCO MARTOS
¿Qué buscan las palmeras en lo alto?
No al sol que se esconde en los plomos
de las nubes y manda luces sigilosas
en la tarde que anuncia a la noche
rielando sobre el mar como una seda.
Las palmeras quieren nubarrones,
quieren lluvia, quieren todo.

EL TIGRE CARLOS POR MARCO MARTOS


EL TIGRE CARLOS POR MARCO MARTOS
El tigre Carlos llegó en un avión desde Bengala,
directo a la tierra de los otorongos en la selva del Perú.
Sigiloso se desplazó en los verdes senderos,
entre boas y lianas y pájaros azules y verdes
en las copas de los árboles frondosos que tapaban al sol.
Las noches le fueron muy soledosas
pues los otros animales lo miraban con mucha desconfianza,
y le decían tú eres un tigre de Bengala, un extranjero,
nadie tiene entre nosotros rayas en el lomo ni bigotes tan enormes,
y tus rugidos son muy diferentes a los que sabemos,
nunca te acostumbrarás a este tierra.
El tigre Carlos era muy silencioso, buscaba su comida
entre los animales muertos por accidente,
jamás atacaba a nadie y bebía mucha agua
en los afluentes de los ríos mayores.
Un día, pasados algunos años, encontró por azar
a una tigresa de Bengala que había sido contratada
para trabajar en un circo que recorría las ciudades de la selva,
viajando en enormes canoas por los ríos.
Se casaron y fueron a vivir en lo más profundo del bosque
y fundaron ahí una familia. Tienen todas las comodidades
que se puedan imaginar: computadora, internet, teléfono satelital.
Cuando quieren ven películas sobre los tigres de Bengala, sus parientes,
van al mercado de Iquitos cada dos semanas
y la gente los saluda cuando los ve pasar.
Los tigrillos de Bengala han aprendido quechua, inglés, francés, alemán.
El tigre Carlos fuma pipa, tiene camisas de seda, estudia la cultura griega,
colecciona sellos postales, juega tenis, se baña en ríos y piscinas
y escribe una novela sobre la vida de los otorongos en la selva del Perú.

EL ELEFANTE ALFONSO POR MARCO MARTOS

EL ELEFANTE ALFONSO POR MARCO MARTOS
El elefante Alfonso rueda loco
encima de una bola por las calles,
se convierte en ovillo, esconde su trompa,
y a los niños les causa carcajadas.
Lanza desde lo alto de sus ojos negros
inmensos chorros de agua fresca y clara.
Por las noches se duerme en una cama
como la gente con blanquísimas sábanas.
Tiene a una familia a su servicio,
lo tratan como rey del paraíso,
lo dibujan en sus negros teléfonos,
en correos le mandan sus mensajes,
le dicen que lo quieren, lo engríen,
le dan tortillas dulces en la boca.
Barrita Alfonso, se sube a la bola
y rueda sin parar en tu ojo negro.

POESÍA ÁRABETRADUCIDA POR YASSIN KAOUD

 
Al atardecer ella está sola,
Y yo como ella...
Nada contamina nuestro silencio.
M. Darwish
trad. Y. Kaoud
 
Oh patria solo me has enseñado a llorar. M. A. Opositor de dictaduras, y rebelde de la Takia. Mamdouh Adwan poeta y escritor sirio que revolucionó el Teatro en Damasco con sus obras rebeldes junto a Saad Wanuz, tuve la fortuna de conocerlo en persona cuando lo visité es su casa para invitarlo a ilustrar a los jóvenes en los campamentos de refugiados el año 88, y a Darwish en el 81 y 82 en Beirut. A ambos amigos les traicionó el corazón. Y. K. ممدوح عدوان
Madre, perdí mis manos
sobre la cintura de una mujer de espejismo,
abrazo arenas y abrazo sombras.
M. Darwish
trad. Y. Kaoud