Friday, April 01, 2016

AREQUIPA POR MARCO MARTOS


AREQUIPA
Por Marco Martos
En la noche estival, bajo los arcos de la plaza,
qué bella es la luz amarilla, qué bellas las sombras,
con el perfil de la iglesia de magnífico sillar que se yergue
solitario, en dibujado contraste con la oscuridad.
Qué privilegio disfrutar de este espacio concebido
con las briznas sagradas de la eternidad.
Un día descubres que aquí reside la fuente
de la hermosura que no se acaba jamás.
Post a Comment