Google+ Followers

Wednesday, November 09, 2016

ANGELINA JOLIE POR MARCO MARTOS

ANGELINA JOLIE 
POR MARCO MARTOS

Desde niña merodeabas por los lugares del filmación al aire libre 
y siempre ibas de la mano de tu padre, con el azoro de los infantes. 
Un día te desprendiste para siempre de las bondades familiares 
y empezaste a correr por el plató en una carrera inacabable. 
Eras entonces la imagen de la alegría y de la inocencia, 
interrumpida por tantos avatares, y tus verdes ojos, 
profundos manantiales, fueron adquiriendo tristeza 
y hubo un rictus de dolor alrededor de tus labios codiciados. 
Fuiste luego a los más apartados lugares del mundo
y viajaste a Camboya, el centro del centro del sufrimiento, 
para hermanarte con los que luchan y saben levantarse. 
Entre tanto tus agentes, con tus ojos y tus gestos y tus palabras, 
van multiplicando los millones de dólares en las salas de los cines 
y tú te observas en las noches las miserias del cuerpo que se enferma
y que se niega a ser la imagen de la hermosura que soñaron los griegos. 
Cuando sueñas, vuelves a ser la niña que elige los mejores lugares: 
estás a orilla de la playa, cerca de tu padre y de tu madre. 
Hay pequeños que juegan en la arena y gritan desafiando al mar 
que se viene en torbellinos, y ríen y cantan, y lloran a veces. 
Tú permaneces serena, imperturbable. Diosa de los mares.
Post a Comment