Google+ Followers

Thursday, April 28, 2016

SENTENCIA DE DIVORCIO CORTE DE LA FAMILIA SYDNEY, AUSTRALIA




SENTENCIA DE DIVORCIO
-Señor Juez, yo creo que es cierto. Así que voy a aceptar la sentencia de divorcio sin ninguna obligación de parte de mi marido hacia mí. Después de todo, yo podría haber sido una mujer profesional e independiente.
-¿Y por qué usted no se convirtió en una mujer profesional e independiente? ¿Hay alguna razón que se lo impidiera? Le preguntó el juez.
-Realmente, Señor Juez, no había ninguna, fueron decisiones tomadas por mí voluntariamente.
-¿Puede ser más explícita y enumerarme las razones que alega?
-Bueno, cuando me casé, yo acababa de graduarme de la secundaria. Mi intención había sido estudiar pero por librarme de un pariente malo y muchos maltratos que no vienen al caso me metí con un hombre "cualquiera" siendo aún una niña tuve con este hombre 6 hijos luego el enfermo , no había dinero para pagar los gastos de 7 personas así que seguí trabajando y en lo que encontraba y mejor lograba VENTAS no podía estudiar
Entonces conocí al hombre que ame realmente que está frente a usted
ambos ERAMOS pobres y yo lo ayude apoye e impulse de cero , así que yo decidí que el hombre frente a usted surgiera con la esperanza en mi corazón que yo surgiría con el en nuestros negocios que emprendimos juntos en todo sentido
Asi pasaron treinta años y tuvimos mis amadas dos hijas
-Bien, ¿y qué pasó cuando él se graduó de ingeniero, por qué no estudió usted entonces?
-Pues verá, él me pidió que tuviéramos un hijo, ya que llevábamos cinco años juntos y yo accedí a sus deseos.
-¿Y qué pasó después?
-nació mi amada hija pero mi esposo no quería que lo cuidaran personas extrañas y yo entendí que él tenia razón, pero que con lo que él ganaba no podíamos pagar a otra persona. Así que decidí quedarme en la casa con nuestro hija y a la vez apoyar en lo que sabía hacer VENDER
-¿Y qué sucedió luego, cuando la niña creció, por qué no fue a estudiar o le pidió a su este señor a colocarla en la compañía ?
-Para ese entonces teníamos la segunda hija y recuerde que debía preocuparme de los demás., que no era problema de mi pareja . el me quería y eso era MAS que suficiente para mi
-¿entonces ya tenía Dos hijas más?
-Si, porque después de que tuvimos la primera hermosa bebé el pensó que sería mejor una hermanita para que se acompañen y como NOS iba cada día mejor "económicamente " también ...
-¿Y qué tiene eso que ver?
-No, no había ningún problema, estábamos muy felices, pero mi esposo me dijo que para que la felicidad sea completa era bueno que lo ayude con las RRPP y nosotros nos amábamos y ERAMOS felices de. Crecer juntos
-¿Y entonces por qué no estudió cuando ellas crecieron ?
-Porque no había tiempo con mi familia y sus propios problemas yo sola organizaba las reuniones con amigas de mis hijas y esposo
A el le encanta mi cocina ...
Así que pensando en la felicidad de la familia mi esposo y yo decidimos que yo me encargaría de esas cosas
Mi rutina diaria era: ocuparme que todo ande bien en la casa con las niñas y con las. Reuniones de el
Nos amábamos mucho . el hasta jugaba bonito conmigo . usted entiende ....
Después tenía que pensar en lo que las chicas hacían y querían y como no soy instruida me era difícil
Pero lo hacía lo mejor posible
-¿Entonces, siguió usted retrasando su educación?
-Sí, Señor Juez, pero lo hice de propia voluntad.
-Y cuando sus hijos ya no dependieron más de usted, ¿Por qué no regresó a la Universidad?
-En aquel tiempo la madre de mi esposo había enviudado, se enfermó y necesitaba de alguien que la cuidara, así que hablamos del asunto y llegamos a la conclusión que la cuidara yo
Admiro respeto y quiero a esa señora que me dio el hombre maravilloso que es el .
-¿Y cuánto duró esta etapa? -Bueno, estuve con ella por mi desición todo el tiempo necesario
Aún ahora está en mis oraciones
-¿Y había alguien que le ayudara con la suegra ?
-¿Ayudarme...? ¿A qué?
Pues a cuidarla . los otros hijos . hermanos de su esposo
-No, aunque mi esposo y sus hermanos a quienes sí había puesto en su compañía ganaban muy bien
Yo trataba de apoyar por amor
-¿Usted ahorraba...?
-Sí, de alguna manera trataba de apoyar cocinaba yo misma y organizaba las reuniones y acompañaba a los visitantes de otros países para que mi esposo quede siempre bien y así fue durante los 30 años que estuvimos juntos siempre hice todo lo que pude para que nuestro empresa siga creciendo
-¿Y quién cocinaba, usted?
-Por supuesto, mi esposo odiaba la comida de los restaurantes. Como él tenía que almorzar fuera con sus clientes tantas veces, decía que nada como la comida que yo le preparaba. Así que cocinaba para la familia y para sus amigos
-¿Y usted iba a esas comidas con su esposo?
-No, no tenía tiempo... precisamente, fue en una de esas comidas que conoció a Sofía.
-¿Sofía? ¿Quién es Sofía? Su novia, la joven con quien se va a casar cuando arreglemos lo del divorcio.
-¿Y como sabe eso usted ?
Por que hace algún tiempo llegó a casa unas fotos donde el aparecía con otra familia oculta por 17 años donde habían 3 chicos más de él
Ella es más joven
Mis hijas que son jóvenes e inexpertas me instaron a acabar con el a sacarlos de nuestro hogar por semejante ofensa y burla sistemática de 17 años atrás y sin pensar desesperada y recuerden que no soy muy ducha en esos menesteres
Accedi y luego cometí un error que pude resarcir
Sin embargo
Por el error de sacarlo de mi vida dejándome influenciar por mis dos niñas de 30 y 25 años más inexpertas que yo
Y al comprobar que 17/años hice el papel de tonta
Lo perdí a el y por ende a mis dos amadas hijas que alguna manera hoy están de su "lado"
Que me permitan RECOMENZAR A MI EDAD CON UN PEQUEÑO CAPITAL COMPARADO CON LO QUE EL LOGRO EN ESTOS 30/AÑOS JUNTOS
y es eso lo que busco ahora
Y de mi error me arrepiento
No busco la mitad
Sino la décima parte

El Juez se quedó mirando a la mujer y al ex esposo. Se levantó, tomó la carpeta con todos los datos y se retiró. Todos se quedaron mirándose, mientras se sentaban a esperar que el Juez regresara.
Al cabo de unos minutos el Juez entró en la sala, se sentó, abrió una de sus carpetas y dijo:
-Señores he revisado cuidadosamente esta demanda. Y he llegado a las siguientes conclusiones:
El divorcio se le adjudica con fecha efectiva a partir de hoy.
Y su esposo “NO” tiene que pasarle ningún tipo de manutención.
Al oír estas dos decisiones, el abogado y el ex esposo se miraron sonrientes.
Pero el Juez, continuó diciendo:
-La declaro a usted señora, única dueña de la casa, del Mercedes Benz propiedad de su ex esposo, de la cuenta de ahorros, así como la beneficiaria absoluta de los seguros de vida y planes de retiro de su ex esposo. Además él tiene la obligación de seguir pagando su seguro médico hasta que usted muera.
-Mi decisión se basa en la consideración de que: Sumando los sueldos que usted merece como ama de casa al realizar las tareas ya mencionadas y también por todos los cuidados dados a su esposo, hijos y suegra, mi decisión es apenas una retribución parcial de salarios retenidos por los 30 años de servicios ininterrumpidos que usted ha prestado.
Como hay que ser objetivos, sabemos que su esposo no podrá cumplir con esta deuda, pero entendemos que pague lo que pague, si bien no será nunca suficiente, por lo menos, será relativamente justo.
Además si usted decide regresar a la universidad a estudiar la carrera que escoja, él pagará por sus gastos de educación, transporte y libros.
“El Señor te exaltará ante los hombres, cuando te pongas a Su disposición con humildad y obediencia”
Caso de la vida real. Enero /2003 - Corte de la familia Sydney, Australia

Friday, April 22, 2016

CAPÍTULO 93, RAYUELA JULIO CORTAZAR



Me atormenta tu amor que no me sirve de puente  porque un puente no se sostiene de un solo lado,
 jamás Wright ni Le Corbusier van a hacer un puente
sostenido de un solo lado, y no me mires con esos
ojos de pájaro, para vos la operación de] amor es tan
sencilla, te curarás antes que yo y eso que me querés
como yo no te quiero. Claro que te curarás, porque
vivís en la salud, después de mí será cualquier otro,
eso se cambia como los corpiños.

Cronopio

Julio Cortázar
(1914-1984)

Capítulo 93, Rayuela

Pero el amor, esa palabra… Moralista Horacio, temeroso de pasiones sin una razón de aguas hondas, desconcertado y arisco en la ciudad donde el amor se llama con todos los nombres de todas las calles, de todas las casas, de todos los pisos, de todas las habitaciones, de todas las camas, de todos los sueños, de todos los olvidos o los recuerdos. Amor mío, no te quiero por vos ni por mí ni por los dos juntos, no te quiero porque la sangre me llame a quererte, te quiero porque no sos mía, porque estás del otro lado, ahí donde me invitás a saltar y no puedo dar el salto, porque en lo más profundo de la posesión no estás en mí, no te alcanzo, no paso de tu cuerpo, de tu risa, hay horas en que me atormenta que me ames (cómo te gusta usar el verbo amar, con qué cursilería lo vas dejando caer sobre los platos y las sábanas y los autobuses), me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado, jamás Wright ni Le Corbusier van a hacer un puente sostenido de un solo lado, y no me mires con esos ojos de pájaro, para vos la operación del amor es tan sencilla, te curarás antes que yo y eso que me querés como yo no te quiero. Claro que te curarás, porque vivís en la salud, después de mí será cualquier otro, eso se cambia como los corpiños. Tan triste oyendo al cínico Horacio que quiere un amor pasaporte, amor pasamontañas, amor llave, amor revólver, amor que le dé los mil ojos de Argos, la ubicuidad, el silencio desde donde la música es posible, la raíz desde donde se podría empezar a tejer una lengua. Y es tonto porque todo eso duerme un poco en vos, no habría más que sumergirte en un vaso de agua como una flor japonesa y poco a poco empezarían a brotar los pétalos coloreados, se hincharían las formas combadas, crecería la hermosura. Dadora de infinito, yo no sé tomar, perdoname. Me estás alcanzando una manzana y yo he dejado los dientes en la mesa de luz. Stop, ya está bien así. También puedo ser grosero, fájate. Pero fijate bien, porque no es gratuito.

¿Por qué stop? Por miedo de empezar las fabricaciones, son tan fáciles. Sacás una idea de ahí, un sentimiento del otro estante, los atás con ayuda de palabras, perras negras, y resulta que te quiero. Total parcial: te quiero. Total general: te amo. Así viven muchos amigos míos, sin hablar de un tío y dos primos, convencidos del amor-que-sienten-por-sus-esposas. De la palabra a los actos, che; en general sin verba no hay res. Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al verse. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto. Pero estoy solo en mi pieza, caigo en artilugios de escriba, las perras negras se vengan cómo pueden, me mordisquean desde abajo de la mesa. ¿Se dice abajo o debajo? Lo mismo te muerden. ¿Por qué, por qué, pourquoi, why, warum, perchè este horror a las perras negras? Miralas ahí en ese poema de Nashe, convertidas en abejas. Y ahí, en dos versos de Octavio Paz, muslos del sol, recintos del verano. Pero un mismo cuerpo de mujer es María y la Brinvilliers, los ojos que se nublan mirando un bello ocaso son la misma óptica que se regala con los retorcimientos de un ahorcado. Tengo miedo de ese proxenetismo, de tinta y de voces, mar de lenguas lamiendo el culo del mundo. Miel y leche hay debajo de tu lengua… Sí, pero también está dicho que las moscas muertas hacen heder el perfume del perfumista. En guerra con la palabra, en guerra, todo lo que sea necesario aunque haya que renunciar a la inteligencia, quedarse en el mero pedido de papas fritas y los telegramas Reuter, en las cartas de mi noble hermano y los diálogos del cine. Curioso, muy curioso que Puttenham sintiera las palabras
como si fueran objetos, y hasta criaturas con vida propia. También a mí, a veces, me parece estar engendrando ríos de hormigas feroces que se comerán el mundo. Ah, si en el silencio empollara el Roc… Logos, faute éclatante. Concebir una raza que se expresara por el dibujo, la danza, el macramé o una mímica abstracta. ¿Evitarían las connotaciones, raíz del engaño? Honneur des hommes, etc. Sí, pero un honor que se deshonra a cada frase, como un burdel de vírgenes si la cosa fuera posible.

Del amor a la filología, estás lucido, Horacio. La culpa la tiene Morelli que te obsesiona, su insensata tentativa te hace entrever una vuelta al paraíso perdido, pobre preadamita de snack-bar, de edad de oro envuelta en celofán. This is a plastic’s age, man, a plastic’s age. Olvidate de la perras. Rajá, jauría, tenemos que pensar, lo que se llama pensar, es decir sentir, situarse y confrontarse antes de permitir el paso de la más pequeña oración principal o subordinada. París es un centro, entendés, un mandala que hay que recorrer sin dialéctica, un laberinto donde las fórmulas pragmáticas no sirven más que para perderse. Entonces un cogito que sea como respirar París, entrar en él dejándolo entrar, neuma y no logos. Argentino compadrón, desembarcando con la suficiencia de una cultura de tres por cinco, entendido en todo, al día en todo, con un buen gusto aceptable, la historia de la raza humana bien sabida, los períodos artísticos, el románico y el gótico, las corrientes filosóficas, las tensiones políticas, la Shell Mex, la acción y la reflexión, el compromiso y la libertad, Piero della Francesca y Anton Weber, la tecnología bien catalogada, Lettera 22, Fiat 1600, Juan XXIII. Qué bien, qué bien. Era una pequeña librería de la rue du Cherche-Midi, era un aire suave de pausados giros, era la tarde y la hora, era del año la estación florida, era el Verbo (en el principio), era un hombre que se creía un hombre. Qué burrada infinita, madre mía. Y ella salió de la librería (recién ahora me doy cuenta de que era como una metáfora, ella saliendo nada menos que de una librería) y cambiamos dos palabras y nos fuimos a tomar una copa de pelure d’oignon a un café de Sèvres-Babylone (hablando de metáforas, yo delicada porcelana recién desembarcada, HANDLE WITH CARE, y ella Babilonia, raíz de tiempo, cosa anterior, primeval being, terror y delicia de los comienzos, romanticismo de Atala pero con un tigre auténtico esperando detrás del árbol). Y así Sèvres se fue con Babylone a tomar un vaso de pelure d’oignon, nos mirábamos y yo creo que ya empezábamos a deseamos (pero eso fue más tarde, en la rue Réaumur) y sobrevino un diálogo memorable, absolutamente recubierto de malentendidos, de desajustes que se resolvían en vagos silencios, hasta que las manos empezaron a tallar, era dulce acariciarse las manos mirándose y sonriendo, encendíamos los Gauloises el uno en el pucho del otro, nos frotábamos con los ojos, estábamos tan de acuerdo en todo que era una vergüenza, París danzaba afuera esperándonos, apenas habíamos desembarcado, apenas vivíamos, todo estaba ahí sin nombre y sin historia (sobre todo para Babylone, y el pobre Sèvres hacía un enorme esfuerzo, fascinado por esa manera Babylone de mirar lo gótico sin ponerle etiquetas, de andar por las orillas del río sin ver remontar los drakens normandos). Al despedirnos éramos como dos chicos que se han hecho estrepitosamente amigos en una fiesta de cumpleaños y se siguen mirando mientras los padres los tiran de la mano y los arrastran, y es un dolor dulce y una esperanza, y se sabe que uno se llama Tony y la otra Lulú, y basta para que el corazón sea como una frutilla, y…

Horacio, Horacio.

Merde, alors. ¿Por qué no? Hablo de entonces, de Sèvres-Babylone, no de este
balance elegíaco en que ya sabemos que el juego está jugado.
Julio Cortázar

Friday, April 01, 2016

AREQUIPA POR MARCO MARTOS


AREQUIPA
Por Marco Martos
En la noche estival, bajo los arcos de la plaza,
qué bella es la luz amarilla, qué bellas las sombras,
con el perfil de la iglesia de magnífico sillar que se yergue
solitario, en dibujado contraste con la oscuridad.
Qué privilegio disfrutar de este espacio concebido
con las briznas sagradas de la eternidad.
Un día descubres que aquí reside la fuente
de la hermosura que no se acaba jamás.