Google+ Followers

Tuesday, January 19, 2016

LA DOLCE VITA POR MARCO MARTOS·



LA DOLCE VITA
Kinema llamaban los griegos al movimiento,
a los trastornos, a la confusión.
Así, las manos de Federico Fellini, sus ojos mágicos,
conducen a Anita Ekberg a la Fontana de Trevi
en la noche de milagros, y entre las sombras aparece Marcelo,
el eterno enamorado, y le dice a la beldad:
eres la mujer del primer día del universo,
eres la madre, la hermana , la amante,
el ángel, la diablesa, la tierra, la casa.
La actriz entonces lanza monedas a las aguas maravillosas.
Hasta ahora continúa inventando los sueños
en las cálidas noche del estío romano,
todavía se está bañando en las aguas ceremoniales
con el vestido pegado a sus carnes generosas,
y miles y miles de varones la están mirando alelados,
sin moverse de sus butacas, pasmados, inermes,
considerándola diosa entre las diosas, más allá de los deseos.
Post a Comment