Google+ Followers

Wednesday, February 01, 2017

MARILYN MONROE POR MARCO MARTOS

MARILYN MONROE POR
MARCO MARTOS· 


Marilyn Monroe lleva la belleza de la humanidad en su cuerpo y en su alma
y toda la tristeza del mundo en sus ojos dormidos en Manhathan. 
Sabemos algo de los sufrimientos que pasó en su infancia, 
de su difícil adolescencia y de la atracción absoluta que ejercía 
sobre todos los hombres que por azar la miraran. 
Y los entendemos, les era imposible sustraerse al encanto 
absoluto que ejercían esos brazos, esos pechos, esas caderas, 
la elegante manera de caminar, única, y la suave mirada. 
Hay mujeres hermosas en todos los lugares del planeta, 
radiantes, ejercen favorable influencia entre las personas 
que las conocen y otras que al pasar las observan. 
Y hay unas cuantas que condensan los primores de lo femenino, 
que destacan entre todas las beldades. Marilyn es la primera de ellas 
porque suma a sus gracias naturales, el don de la dicción, 
la exactitud de sus desplazamientos en la escena, 
la fuerza dramática de cada uno de sus personajes. 
Y por último, la leyenda, por alguna razón desconocida
a lo largo de los siglos, los dioses tienen la deplorable preferencia 
de hacer cruzar el Leteo, el río del olvido, en la barca de Caronte, 
a las mujeres y varones que destacan en sus amaneceres, 
en las artes y en las ciencias, en la gana de vivir en sus extremos. 
Marilyn Monroe vive en los ojos de los espectadores, 
en los niños que están naciendo y la verán conmovidos, 
y en aquellos otros que solo podemos imaginarlos, 
que quieran reconstruir la belleza dramática del cine en el futuro.

Tuesday, December 27, 2016

POR SIEMPRE POR MARIO BENEDETTI



POR SIEMPRE POR MARIO BENEDETTI
Si la esmeralda se opacara,
si el oro perdiera su color,
entonces, se acabaría
nuestro amor. Si el sol no calentara, si la luna no existiera, entonces, no tendría sentido vivir en esta tierra como tampoco tendría sentido vivir sin mi vida, la mujer de mis sueños, la que me da la alegría... Si el mundo no girara o el tiempo no existiese, entonces, jamás moriría Jamás morirías tampoco nuestro amor... pero el tiempo no es necesario nuestro amor es eterno no necesitamos del sol de la luna o los astros para seguir amándonos... Si la vida fuera otra y la muerte llegase entonces, te amaría hoy, mañana... por siempre... todavía.


Tuesday, November 29, 2016

SOLEDAD VILLAMIL POR MARCO MARTOS


SOLEDAD VILLAMIL POR MARCO MARTOS
Si vas para Argentina no dejes de observar y sentir
a Soledad Villamil.
El secreto de sus ojos lo descubrió Juan José Campanella
y lo llevó al celuloide desde las pampas
hasta las nieves y las ciudades.
Soledad tiene una voz hermosa,
su dicción es perfecta y embruja
en los cinemas y teatros,
y cuando canta, ¡oh, cuando canta!
te tiene en vilo, asombrado
en el fondo de los bares.
Si la viera Shakespeare, la aplaudiría,
y Bergman la escogería para uno de sus papeles,
y felizmente está entre nosotros,
llovemos sobre sus ojos y ellos nos miran como dos lagos.

Sunday, November 27, 2016

PARAÍSO, ESCRIBE PIERRE DE LA VIGNE POR MARCO MARTOS


PARAÍSO, ESCRIBE PIERRE DE LA VIGNE POR MARCO MARTOS
Toqué el paraíso con mis manos,
de modo tan intenso y tan raro 
que viví el momento como un sueño, 
en verdad no sabré si merecía, 
tener esa fortuna en mis ojos, 
no sabré si esa fértil alegría 
me venía del Dios de los cristianos 
o del capricho de lares romanos. 
Ahora el agua escurre entre mis dedos, 
la luz de tu sonrisa se ha apagado, 
voy dando tumbos por calles y plazas, 
me hundo en los odios del olvido rápido. 
Ímpetu moribundo, yazgo solo 
en mi áspera caverna, enajenado.

Wednesday, November 23, 2016

GARBO, LA DIVINA POR MARCO MARTOS



GARBO, LA DIVINA POR MARCO MARTOS
Tú vienes , Greta Garbo, de las montañas de hielo de Suecia, 
de los ríos congelados del invierno en las calles de Estocolmo, 
del sol fúlgido del verano en el extremo del mundo. 
Traes la serena belleza de tus ojos, líquidos como el lenguaje de los sueños, 
quietos, como las noches cálidas de luna llena, 
intensos como la aurora boreal con dos fuegos, 
deslumbrantes como la voluntad de la deidad 
cuando creó la tierra como un paraíso. 
Portas el misterio, la lejanía de los bosques de hayas y abedules, 
de pinos y arrayanes, la hermosura esencial del rostro humano.